Criminólogo calificó como mensaje desafiante a las autoridades que una pandilla se “atribuya” un asesinato 

Javier Collins Agnew
La Verdad Panamá

Aunque aún no se ha confirmado la veracidad de un mensaje de la banda delictiva Calor Calor quien se atribuyó, un homicidio en San Miguelito, tampoco ninguno de sus miembros ha negado su autenticidad, comunicación pública calificada por el experto criminólogo Isaac Brawerman cómo un acto de desafío hacia las autoridades.

Según Brawerman, el mensaje de atribución del homicidio mencionado, debe tomarse con mucha preocupación pues indicaría que las bandas no tienen ya temor de divulgar mensajes que las vinculen con hechos dolosos, lo que también sería un mensaje desafiante para las autoridades, en un sentido de burla, haciéndose ver como intocables.

“Definitivamente sería una nueva escalada en el nivel de violencia y se debe cuidar que Panamá no alcance a países como Honduras, México y El Salvador, cuyas pandillas y carteles son incontrolables”, comparó.

El experto dijo que es preocupante que la guerra entre bandas criminales se libre en las calles concurridas del país, pues se arriesga la vida de personas no involucradas, incluyendo la de niños y si la rivalidad recrudece, subirá el grado de violencia y atrocidad de los delitos, como ya parece estar ocurriendo.

“El Ministerio Público debe fortalecer las investigaciones, a la vez que se debe profesionalizar a los miembros de los Estamentos de Seguridad involucrados en inteligencia y recaudación de pruebas”, exigió.

Actualmente, la debilidad de los procesos penales son las investigaciones, que no logran la suficiente contundencia para lograr condenas en contra de quienes controlan el crimen organizado y muchos líderes delincuenciales ni siquiera son alcanzados por la justicia, destacó el abogado.

El crimen organizado se vale de estructuras jurídicas sofisticadas, lo que aún parece costarle al Ministerio Público destapar, utilizando las herramientas de aprehensión de bienes. “El Estado debe combatir contundentemente, con inteligencia, el crimen organizado, pero también debe robustecer las investigaciones para poder encarcelar a los responsables de la violencia”, sostuvo.

En tanto Alvaro Menéndez, titulado en criminalística dijo que la situacion actual está descontrolada y solo resta apreciar cuantos homicidios van solamente este mes de enero.

Aseguró que debe existir algún aspecto que sobrepasa las medidas aplicadas por los entes de seguridad ciudadana y a medida que pasan los años, se origina un alto grado de sicopatia en los homicidios registrados.

Destacó que preocupa mucho desde el mes de noviembre del 2022, la alevosía mostrada en los homicidios, al encontrarse los restos humanos esparcidos en la periferia capital o bien en Panama Oeste o Este.

“Definitivamente estamos transitando hacia estadios sumamente peligrosos, pues el accionar de los delincuentes es sumamente lamentable. Panamá es un país pacifico, donde hace mas de 30 años no ocurrían estos lamentables hechos, me preocupa la saña mostrada. Es momento que estos grupos hagan un alto y busquen derroteros distintos por el bien de toda la sociedad panameña”, pidió.

El experto no dio crédito al mensaje del grupo delincuencial Calor Calor que se atribuyó la muerte de una persona en San Miguelito.

“No me parece muy cierto pues en este tipo de situaciones, alguien anda hurgando el hormiguero… Por ahora hemos estado acostumbrados a ser testigos de estos hechos, sin embargo la autoria nunca se la ha atribuido grupo alguno por esta vía”, explicó

Es necesario atender los aspectos sociales y urge, dejar la politiquería que nos ha hecho mucho daño y prestar mas atención a estos hechos con el propósito de mapear para prevenir estas situaciones, recomendó.

Cómo mensaje Mendez pidió a toda la sociedad de ir cambiando procederes, porque no todo es material, el temor a Dios debe ser cierto, la vida humana no puede tener precio y llegar en lo posible a consensos como país civilizado para no transitar por estos hechos traumaticos.

Por su parte el abogado Alfonso Fraguela sostuvo que los escenarios sangrientos que se están presenciando, parecen salidos de una saga de una película de terror, ante la falta de freno por parte de las autoridades que están obligadas constitucionalmente a garantizar la tranquilidad social.

“La delincuencia se tomó el país y las autoridades ejecutan medidas muy tibias, que lo que provocan es reafirmar los territorios de los delincuentes y de las bandas, mientras los ciudadanos nos preguntamos qué debemos esperar para que esto frente o debemos copiar medidas como el Salvador con las bandas”, dijo.

Añadió que nada justifica que estas situaciones sean tan frecuentes y que en lugar de tomar medidas, quienes están encargados de garantizar la seguridad emiten comunicados justificando masacres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *