Denuncian que la factura  electrónica  viene  amarrada  con medidas intimidatorias y policiacas impuestas por el FMI

Redacción La Verdad Panamá

La factura  electrónica tiene  como autor intelectual al Fondo Monetario Internacional y como  sus ejecutores  al ministerio de Economía y Finanzas, a través de la Dirección General de  Ingresos, pasando por encima del artículo 40 de la Constitución Nacional, afirmó el abogado Ramiro Guerra.

Con justa razón ha sido rechazada por los sectores profesionales, artesanos y otros y más grave aún, la ley que consagra la facturación electrónica, viene amarrada con disposiciones intimidatorias  y policiacas, que riñen con el estado de derecho. Esa facturación electrónica, con claros objetivos recaudatorios, no sorprende; en el pasado ha habido intentos de esa naturaleza  con el ejercicio de las profesiones libres, aseguró.

Nada que venga del Fondo Monetario Internacional   (FMI) , augura buenas noticias para nuestro pueblos. La experiencia de los ajustes estructurales en décadas pasadas así lo certifican. Para  Ramiro Guerra  existe una  “triangulación del mal” representada  por el FMI, el Banco Mundial y la OCDE.

El FMI y el Banco mundial, no solo prestan dinero, sino que esos préstamos vienen amarrados a condiciones en lo relativo al cómo manejar la economía y mejorar la recaudación fiscal. El pueblo y los sectores medios del país, siempre han estado en la tarjeta de tiro de estas agencias del capital financiero. Esto no es nuevo y asi ha sido siempre, aquí en Panamá como en el resto de los países de Latinoamérica, indicó a La Verdad Panamá.

Cuestionó que los  gobiernos    nunca informan los términos y condiciones en que se negocian esos billonarios préstamos. Lo que hacen es aprovechar  las debilidades de nuestros estados y economías, para colocar sumas vía préstamos e  inducir al endeudamiento.

Ramiro Guerra  también apuntó sus misiles  a las   poderosas farmacéuticas, que  vienen acumulando capital  nunca antes visto en la era pre pandemia.   La tiranía de estas multinacionales ha quedado en evidencia; los estados merced a la misma.

Contratan  con nuestros  estados bajo la rúbrica, tómenlo o déjenlo. No se hacen responsables de las consecuencias que puedan generar las vacunas con rasgos experimentales. Me pregunto, ¿acaso, los millonarios préstamos adquiridos, venían amarrados con la condición de destinarlo a la compra de vacunas ?  Conjetura, cierto, pero el pueblo panameño , no sabe cuantos miles de millones, han sido destinados a la compra de las mismas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.