Enfoque Global

El Gobierno colombiano acusa al ELN de provocar “crisis innecesarias” en la negociación de paz

Bogotá, 22 feb (EFE).– El Gobierno colombiano aseguró este miércoles que la decisión de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de congelar los diálogos de paz produce “crisis innecesarias” en esas negociaciones y alarga el conflicto armado, al tiempo que defendió la necesidad de buscar la paz en las regiones.

“Las decisiones que unilateralmente tome el ELN son su entera responsabilidad, y conducen a generar crisis innecesarias que prolongan la confrontación armada y la violencia que sufren las comunidades, así como a debilitar la confianza de la sociedad colombiana en su voluntad de paz”, manifestó la Delegación de Paz del Gobierno en un comunicado.

El Comando Central (COCE) del ELN anunció el martes por la noche, en un comunicado fechado en las “Montañas de Colombia”, la congelación de los diálogos de paz iniciados hace quince meses, acusando al Gobierno de cometer “acciones violatorias a lo pactado en la Mesa de Conversaciones”.

“Sin ser de nuestra responsabilidad lo acontecido, los diálogos entre el ELN y el Gobierno Nacional entrarían en una fase de congelamiento mientras el Gobierno se disponga a cumplir lo acordado”, manifestó el mando de esa guerrilla.

Sin embargo, la delegación gubernamental de paz defendió hoy que desde el comienzo del proceso de paz con el ELN, que tuvo lugar en noviembre de 2022 en Caracas, “el Gobierno Nacional ha cumplido a cabalidad todos sus compromisos, y siempre ha estado dispuesto a encontrar salidas ante las situaciones críticas y las dificultades que ha enfrentado la Mesa de Diálogos”.

Controversia por diálogos regionales

En el comunicado de anoche, la guerrilla involucra “al Gobierno colombiano, por medio del comisionado de Paz, las Fuerzas Armadas y la Policía” en las alegadas violaciones a lo pactado y menciona expresamente unos diálogos regionales en el departamento de Nariño (suroeste), supuestamente con el fin de causarle divisiones.

“Habiendo pactado un proceso nacional de participación de la sociedad, ahora monta un diálogo regional en Nariño por fuera de dicho proceso nacional y desconociendo la Delegación del ELN y la Mesa donde participa la comunidad internacional oficiando como Garantes, así como también la ONU y la Conferencia Episcopal colombiana”, señala el comunicado de la guerrilla.

Al respecto, el Gobierno respondió que “ha definido claramente como una de sus prioridades desarrollar la paz en los territorios” que es donde más se sufre el conflicto armado.

“En este sentido, respeta y alienta las iniciativas que mandatarios locales lideran para proteger a la población y realizar transformaciones sociales. La conducta y posición que asumen con relación a estas iniciativas los frentes y estructuras del ELN, no dependen ni son inducidas por el Gobierno nacional, sino (que) responden a los clamores de comunidades cansadas de la violencia en el territorio”, agregó el comunicado gubernamental.

El gobernador de Nariño, Luis Alfonso Escobar, dijo el martes a medios locales que en la primera semana de marzo instalarán “la primera mesa de paz regional con un actor armado” sin precisar de quién se trata, porque quieren hacer ver al país “que una cosa son los diálogos a nivel nacional y otra cosa es territorializar la paz”.

“Al hacerse público tal montaje, disfrazado de diálogos regionales, el proceso entra en abierta crisis y nos vemos en la obligación de llamar a consultas a nuestra delegación”, insistió el ELN.

Cese el fuego y secuestros en veremos

El anuncio se produce dos semanas después de que las partes concluyeran en La Habana el sexto ciclo de negociaciones de paz en el que acordaron prorrogar por otros 180 días el cese el fuego bilateral iniciado el pasado 3 de agosto, y la guerrilla se comprometió además a “suspender de manera unilateral y temporal las retenciones de carácter económico”, como llama a los secuestros de civiles.

“En este sentido, la delegación del Gobierno en la Mesa mantiene plena disposición de avanzar en el desarrollo de estos compromisos”, subrayó hoy el Gobierno.

De la misma forma añadió: “Está en manos del ELN valorar lo avanzado en el proceso, los compromisos cumplidos por el Gobierno, sus propios esfuerzos en función de la paz, y profundizar en una solución negociada que responda al clamor de paz de la población en los territorios”.

Falta ver cómo el congelamiento de las negociaciones afectará el cese el fuego bilateral y temporal y la decisión del ELN de no secuestrar a más civiles con fines económicos.

Fotos EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *