Ministros de Educación de la región debaten sobre el presente y futuro educativo

En el Consejo de Ministros de Educación y Cultura de la Coordinación Educativa y Cultural (CECC) se congregó en la XLVII Reunión Ordinaria, en República Dominicana, donde la ministra de Educación, Maruja Gorday de Villalobos, dijo que “es inminente y preponderante que nos comprometamos a priorizar la recuperación educativa de las actuales generaciones”.

La ministra participó de tres debates, con la presencia de sus homólogos de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Guatemala, Belice y República Dominicana de la Secretaría Ejecutiva de la CECC/Sistema Integrado Centroamericano (SICA). Según el informe presentado, América Latina tiene un gran reto y gran oportunidad de generar de forma disruptiva los cambios de manera acelerada y pertinente.

Gorday de Villalobos se refirió, entre otros temas, “al compromiso de mantener una efectiva comunicación en nuestras escuelas y a llevar una transformación y visibilidad real. Es importante reconocer el valor de todos los sectores, como por ejemplo a la etnia negra y su aporte poblacional que ha contribuido significativamente en el escenario económico, político, social y cultural de Panamá”.

Para esto, agregó la ministra, se tiene una contribución y liderazgo de diferentes antropólogos, sociólogos y otros reconocidos expertos con lo cual se presentará un proyecto de ley de políticas públicas y de Estado para incluir la historia, la cultura y los aportes de los afrodescendientes en la currícula educativa, que se garantice la inclusión de contenidos de primero a sexto grados y las recomendaciones específicas para primero, segundo, tercero y sexto grados.

Otra mesa en que tuvo intervención Gorday de Villalobos fue con sus pares de los mismos países del Consejo de Ministros, sobre el informe ‘Dos años después. Salvando a una generación. Los impactos de la pandemia en los países de la región SICA’. Además, con una cortesía de sala se tuvieron comentarios de instituciones como Unicef, Unesco y el Banco Mundial.

“La región fue impactada en los principales sectores que, antes de la pandemia, constituían un reto y, luego de esta, empezamos a observar y comparar las proyecciones estadísticas dadas y la realidad que enfrentamos hoy día, como la pérdida de los aprendizajes y lo que conlleva, como lo es, el riesgo de abandono escolar, el logro de las habilidades de aprendizaje sobre todo en los primeros grados, la cobertura de primera infancia, la retención escolar a partir de 15 años, el riesgo de exclusión y tener los costos de inversión que necesitaremos para salvar a toda una generación, con la resiliencia que conlleva superarla”, apuntó.

Según la ministra, es propicio el encuentro para identificar las mejores prácticas, compartirlas y tener un escenario que nos fortalece como región por nuestros niños y adolescentes, bajo un plan de acción identificado en los pilares que permitan reintegrar y retener a los niños que dejaron la escuela por efecto de la pandemia.

Además, mejorar su capacidad de aprender; asegurar su bienestar socioemocional; revalorizar a los docentes y prepararlos para desempeñar las nuevas funciones que esas acciones demandan con el Instituto de Perfeccionamiento y Bienestar Docente.

En el último debate, Gorday de Villalobos participó en la lectura, discusión, aprobación y firma de acuerdos sobre el informe de avances de iniciativas para fortalecer las habilidades de aprendizaje, plan de contingencia de educación, marco conceptual común del currículo de emergencia, política regional de reconocimiento, validación y acreditación, programa de derechos humanos de las mujeres, entre otros temas.

El II Foro de Escuelas Seguras de la Región del SICA, como se denominó a este encuentro, fue desarrollado en República Dominicana bajo coordinación del Ministerio de Educación de esa nación caribeña, concluye este fin de semana. La delegación panameña, además de la ministra, la integró el embajador representante ad hoc, Pablo Javier Pérez Campos, como parte del Ministerio de Cultura.

La reunión se hizo después de más de dos años de pandemia por el Covid-19, en que no se ha restablecido la educación presencial al 100% en muchos países, además, basados en que en América Latina y el Caribe hay más de 47 millones de niños y jóvenes que residen en zonas con crisis climáticas más frecuentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *